people-2598752_1920

PROTECCIÓN O DESTRUCCIÓN

 Principios 13 abril 2021

«La integridad protege al que es honesto, pero la maldad destruye al pecador.» Prov. 13:6 (PDT)

¿Protección o destrucción?, todos deseamos lo primero y para nada queremos lo segundo!

Lo interesante es que tanto lo uno como lo otro vienen a la vida como consecuencia de algo, así es, son consecuencias de decisiones. 

Imagina un fuerte aguacero donde lo único que te puede proteger es un fuerte y grande paraguas, si te sales de ese paraguas te vas a mojar, entonces lo obvio es que estemos debajo de ese refugio para protegernos, ¿cierto? Esa puede ser una ilustración de la protección de Dios en medio de este mundo de maldad en el que vivimos, y al desobedecer los mandamientos del Señor nos salimos voluntariamente de esa cobertura espiritual para nuestra destrucción, ¡voluntaria!. 

Hablemos un poco de la protección y la destrucción:

La protección:

  • Según el proverbio de hoy esa protección, la cual proviene de Dios, es consecuencia de elegir vivir una vida de integridad pero más aún, por vivir una vida de obediencia a Dios. El que vive en obediencia a los mandamientos del Señor será honesto, será integro, tendrá temor de Dios, y al vivir así, la mano de Dios estará sobre esa persona y será cuidada por Dios Todopoderoso en todo momento como recompensa. Y en tiempos de prueba su cuidado estará sobre ella para fortaleza.
La destrucción:
  • Esta viene como consecuencia o recompensa de escoger una vida de desobediencia, una vida de rebelión a los mandamientos de Dios, esto se conoce como “vivir en pecado», es quien no tiene temor de Dios y lo refleja en su vida, a tal persona Dios no protege, y por lo tanto está expuesto a toda tormenta y desgracia que venga en cualquier momento. 

Así que está en ti escoger cual camino deseas seguir:

«Por lo tanto, quien oiga mis enseñanzas y las ponga en práctica, será como el hombre prudente que construyó su casa sobre la roca. Llovió fuerte, los ríos crecieron, los vientos soplaron y golpearon contra aquella casa. Sin embargo, la casa no se cayó porque estaba construida sobre la roca. Pero el que oiga mis palabras y no las ponga en práctica, será como el insensato que construyó su casa sobre arena. Llovió fuerte, los ríos crecieron, los vientos soplaron y golpearon contra la casa. La casa se derrumbó y fue todo un desastre»  Mt. 7:24-27 (PDT)

-JonCley Mtrs-

Tags: No tags

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *