Principios, -6 marzo 2021-

 ESTRATEGIAS

«Ninguna maldición puede tocar a Jacob; ninguna magia ejerce poder alguno contra Israel. Pues ahora se dirá de Jacob: “¡Qué maravillas ha hecho Dios por Israel!”.»  Números 23:23 (NTV)


En Números 22 al 24 se ve que Balac rey de Moab manda llamar a Balaam para que maldiga al pueblo de Israel quienes se venían acercando al pueblo de Moab, esto porque vio que no podía hacerle frente con su ejército, pero Balaam no lo maldice más bien lo bendice por orden de Dios. 

II «Se puede ver cómo Dios Todopoderoso protege a su pueblo de sus enemigos y aún las maldiciones o brujerías no lo pueden tocar ya que es protegido.» 

Cuando se llega al capítulo 25 puede observarse un triste cuadro ya que Israel peca al mezclarse en relaciones sexuales con ese pueblo pagano esto en medio de actos idolátricos, costumbres de esos pueblos paganos. Dice en la Biblia en el capítulo 25 que estos hombres de Israel fueron seducidos por las mujeres moabitas y pecaron enojando al Señor, esto trajo como terrible consecuencia que murieran por juicio del Señor 24 mil personas. 

Triste cuadro donde se pueden ver lo siguiente:

  • El enemigo intentará destruir usando varias estrategias, por medio de la fuerza, o por medio de maldiciones, pero como Dios es escudo alrededor de los que le temen estas cosas no le van a funcionar al enemigo ya que Dios protege a su pueblo. 
  • El enemigo utilizará otra estrategia la cual es más eficaz y es apelar a las debilidades de la persona o del pueblo, pondrá tentaciones para hacer caer a su víctima. 


Vemos entonces que las cosas a las cuales más le podríamos temer como ataques de destrucción, enfermedad o maldiciones y brujerías son estrategias usadas por Satanas pero no surte efecto contra aquellos que están refugiados en el Señor y están consagrados a él ya que El Señor los protege, pero el ataque de las tentaciones apelando a la debilidad de la persona es más eficaz ya que muchas veces se cree que se le puede hacer frente, o si es un área no rendida al Señor se va a ceder y una vez que se ha cedido y caído en pecado se es vulnerable ya que es desobediencia contra el Señor y esto acarrea desgracia, disciplina y así el enemigo muchas veces golpea con más fuerza. 


Seremos dichosos no solo si confiamos en el Señor para las batallas ante las cuales no tenemos fuerza para hacerle frente, sino también para ser obedientes a las palabras del Señor para no ceder a aquellas tentaciones a las cuales si podemos hacerle frente. Si nos rendimos al Señor y nos humillamos ante Él diariamente para que nos de la victoria ante una tentación Él nos ayudará a vencer las estrategias del enemigo.

-JonCley Mtrs- 
Por JonCley Mtrs. 2021
Tags: No tags

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *