reading-4900545_1920

Principios, -3 abril 2021-

ESTOS FUERON LOS HECHOS

“…me ha parecido también a mí, después de haber investigado con diligencia todas las cosas desde su origen, escribírtelas por orden, oh excelentísimo Teófilo, para que conozcas bien la verdad de las cosas en las cuales has sido instruido…” Lucas 1:3-4

Así empieza su relato Lucas, un doctor gentil, quien, con la minuciosidad típica de su formación, investigó con diligencia los hechos relacionados con la vida de Jesús.

En su capítulo 24 Lucas describe un hecho crucial para el mundo, del cual pende el cristianismo: la resurrección de Jesucristo.

Los testigos de este hecho lo primero que notaron fue que la piedra que tapaba la entrada de la tumba estaba corrida, luego, cuando entraron, no encontraron el cuerpo de Jesús, y fue ahí cuando finalmente pudieron entender las palabras que les había dicho Jesús: “le era necesario ir a Jerusalén y padecer mucho de los ancianos, de los principales sacerdotes y de los escribas; y ser muerto, y resucitar al tercer día…” Mateo 8:21.

Los hechos reales que acontecieron fueron estos: Jesús primero se le presentó a dos hombres que iban de camino (Lucas 24:13), luego se les presentó a los discípulos (Lucas 24:35), después apareció a más de quinientos hermanos a la vez (1 Corintios 15:6). Los hechos reales fueron que Jesús resucitó con un cuerpo glorioso, cuyas manos mostraban las marcas de los clavos que lo sostuvieron en la cruz (Juan 20:27). Los hechos reales describen a Jesús apareciendo varias veces durante cuarenta días y demostrando con muchas pruebas que él realmente estaba vivo (Hechos 1:3).

Los muchos testigos de la resurrección de Jesús le vieron por última vez siendo levantado en una nube, ellos se quedaron observando el cielo hasta que ya no lo pudieron ver más. Los hechos también nos cuentan que mientras Jesús desaparecía en los cielos, dos hombres vestidos con túnicas blancas se pusieron en medio de ellos y les dijeron: ¿por qué están aquí parados, mirando al cielo? Jesús fue tomado de entre ustedes y llevado al cielo ¡pero un día volverá del cielo de la misma manera en que lo vieron irse!  Hechos 1:11.

|| «Y desde que acontecieron estos hechos desde hace casi 2000 años, hombres y mujeres de todas las naciones vemos el cielo, aguardando la venida de nuestro amado Jesús.»

Usted que lee estas lineas, quiero decirle que es sumamente importante que conozcamos bien la verdad de las cosas en las cuales hemos sido instruidos, pues aunque muchos niegan esto y nos quieren  hacer dudar, usted y yo que tenemos al Espíritu Santo sabemos que esta realidad nos supera, pues escrito está:

“¡Miren! Él viene en las nubes del cielo. Y todos lo verán, incluso aquellos que lo traspasaron. Y todas las naciones del mundo se lamentarán por él. ¡Sí! ¡Amén!” Apocalipsis 1:7

-Ale C.

Tags: No tags

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *