Principios, -19 marzo 2021-

MIS DECISIONES

«La gente arruina su vida por su propia necedad, y después se enoja con el SEÑOR.» Proverbios 19:3 NTV

Ciertamente no somos robots, y podemos tomar decisiones, que pueden traer consecuencias de vida o de muerte, y esas decisiones tomadas ayer nos alcanzan hoy, pero las decisiones que tomemos hoy nos marcarán mañana.

Como tal nosotros por sí mismos no tenemos la sabiduría para decidir bien (aunque esto golpee mi ego, es cierto), y si algo bueno he decidido no es por mi capacidad sino por la gracia común de Dios que me ayudó en ese momento (lo reconozca o no)

Ahora bien, Dios desea que nuestras decisiones sean buenas y nos aconseja:

“Hoy te he dado a elegir entre la vida y la muerte, entre bendiciones y maldiciones. Ahora pongo al cielo y a la tierra como testigos de la decisión que tomes. ¡Ay, si eligieras la vida, para que tú y tus descendientes puedan vivir!” Dt. 30:19  (NTV)

Mira como el Señor pone dos caminos, y nos pone a elegir, y seguido aconseja cuál camino tomar. Luego nos enseña como elegir la vida:

“Puedes elegir esa opción al amar, al obedecer y al comprometerte firmemente con el SEÑOR tu Dios. Esa es la clave para tu vida. Y si amas y obedeces al SEÑOR, vivirás por muchos años en la tierra que el SEÑOR juró dar…” Dt. 30:20 (NTV)  

Ahora, esas palabras han estado ahí por miles de años, entonces ¿cómo después de destruir nuestra vida con malas decisiones podemos llegar ante el Señor y decirle?:

¿Porqué Señor, porqué me pasó esto?, o: ¡La verdad es que yo no le importo al Señor!. O quizá: ¡Mejor dejo todo botado y me vuelvo al mundo!

No mis amados hermanos, la sabiduría de Dios y su consejo cuyo fin es hacernos bien han estado ahí, 

|| «Nosotros somos los responsables de tomar y seguir su consejo, él no es culpable de nuestras decisiones.» 

Así que sin importar lo pasado, empecemos a hacer bien las cosas a partir de hoy, pidamos perdón al Señor por no tomar en cuenta su consejo y que a partir de este momento no movamos un dedo sin acudir a su palabra y su presencia en oración. 

-JonCley Mtrs-

Tags: No tags

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *