Principios, -18 marzo 2021-

 FORTALECIDOS

«El ánimo del hombre soportará su enfermedad;
Mas ¿quién soportará al ánimo angustiado?»  
Proverbios 18:14 (RVR1960)

Una de dos cosas nos pueden llegar y nos desafían en la vida: Estar enfermos fisicamente, o estar decaído anímicamente.

Este versículo nos enseña que es más trágico tener el ánimo abatido que el cuerpo enfermo. Si bien es cierto, no es agradable estar con alguna enfermedad física ya que nos decaemos y angustiamos, pero si estamos fortalecidos espiritualmente le podremos hace frente a esa situación. Pero cuando es nuestro ánimo, nuestro espíritu el que esta decaído será mas difícil avanzar.

Sabes, Satanas conoce esto y por eso intenta constantemente afligirnos el alma, intenta clavarnos dardos de desánimo para desarmarnos y debilitarnos y así derrotarnos. Él desea que dejemos de perseverar, que le demos la espalda al Señor, a la familia, a todo. ¿Te ha pasado que de repente entras en desanimo y tristeza sin causa aparente? Bueno, Satanas va a estar detrás de eso.

Mira lo que dice este sencillo versículo: «Estén siempre gozosos.» 1Ts. 5:16 (RVC)

|| «Esta es una orden, Dios sabe que el enemigo tratara de llevarnos al lado opuesto de ese mandato.» 

Pero aunque es una orden, tenemos ayuda, sí, el Espíritu Santo nos ayuda, mira este otro texto: «Pero el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe,»  Gál. 5:22 (RVC)

Si viste bien, ahí dice que el gozo es un fruto del Espíritu, Él lo produce en ti y en mí. Este mismo texto en otra versión dice: “Alegría”

Ahora vamos a la práctica, ¿cómo me lleno de alegría, de fortaleza? Esto es tan sencillo como apartar un tiempo para estar a solas con el Señor, y ahí a solas póstrate y adórale, cántale y lee su palabra, ora este versículo:

«para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu;»  Efe. 3:16 (RVR1960)

Pídele al Señor que te fortalezca en tu ser interior, que te llene de su gozo. Aunque es simple lo que debes de hacer, requiere diligencia y perseverancia. Dile lo que hay en tu corazón, y verás como el Señor te llena de alegría, pero haz de esto una práctica continua, y serás fortalecido de día en día, aun en medio de la prueba.

-JonCley Mtrs-

Tags: No tags

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *