Principios, -12 feb. 2021-

 LA PREOCUPACIÓN

En nuestro principio de hoy, hablaremos de la preocupación. Mira el versículo de hoy:
La preocupación agobia a la persona; una palabra de aliento la anima. Pro 12:25  
¿Estas preocupado? ¿Hay angustia en tu alma? Ten cuidado porque todo esto busca agobiarte, ese es el objetivo de la preocupación.

Preocuparse es estar ansioso por alguna circunstancia, ocuparse de antemano en nuestros pensamientos por algún asunto que aun no llega o está ahí y no sabes que hacer y esta ansiedad surge cuando nuestro corazón no esta descansando en las promesas y el poder de Jesucristo, en otras palabras nuestra ansiedad y preocupación solo manifiestan nuestra poca fe y confianza en Dios.
Mira esto:
¿Acaso con todas sus preocupaciones pueden añadir un solo momento a su vida? Así que no se preocupen por todo eso diciendo: “¿Qué comeremos?, ¿qué beberemos?, ¿qué ropa nos pondremos?”. Esas cosas dominan el pensamiento de los incrédulos, pero su Padre celestial ya conoce todas sus necesidades. Mat. 6:27,31-32  
Nuestra preocupación nos traslada al terreno de los incrédulos..

Ahora, no es pecado tener preocupación o ansiedad, lo que si está mal es permitirnos permanecer en ese estado por largo tiempo permitiendo que nos domine.

Así que cual es el antídoto contra la preocupación?
“Una palabra de aliento..” Pro 12.25b”
Corre a Dios tu Padre celestial y habla con él, descarga todo en sus manos y busca la palabra de Dios, en ellas encontraras aliento, en ellas encontraras animo, fuerza y libertad. Mira esto:
  • Así que podemos decir con toda confianza: «El SEÑOR es quien me ayuda, por eso no tendré miedo. Heb 13:6  
  • No tengas miedo, porque yo estoy contigo; no te desalientes, porque yo soy tu Dios. Te daré fuerzas y te ayudaré; te sostendré con mi mano derecha victoriosa. ¿Ves? Todos tus furiosos enemigos están allí tendidos, confundidos y humillados. Todo el que se te oponga morirá y quedará en la nada. Isa 41:10-11

  • El SEÑOR es mi luz y mi salvación, entonces ¿por qué habría de temer? El SEÑOR es mi fortaleza y me protege del peligro, entonces ¿por qué habría de temblar? Salmo 27.1

  • Si alguno conspira contra ti, no será con mi ayuda; el que contra ti conspire, caerá muerto ante tus propios ojos. No saldrá victoriosa ninguna arma que se forje contra ti. Y tú condenarás a toda lengua que en el juicio se levante contra ti. Ésta es la herencia de los siervos del Señor. Su salvación viene de mí. Yo, el Señor, lo he dicho. Isa 54:16-17  

  • He aquí que yo les traeré sanidad y medicina; y los curaré, y les revelaré abundancia de paz y de verdad. Jer 33:6  

Viste, todas estas palabras son promesas del Señor para aquellos que confían en Él. Créelas de todo corazón, confía en el Señor Dios Todopoderoso.

-JonCley Mtrs-

Por JonCley Mtrs. 2021
Tags: No tags

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *