reading-4900545_1920

POR INTERÉS

POR INTERÉS

Principios 19 abril 2021

«Muchos buscan congraciarse con los poderosos; todos son amigos de quienes reparten regalos.»  Prov. 19:6 (NVI)

Este es un muy importante principio que debe de regir nuestras vidas.

Muchos se acercan a las personas para obtener algún beneficio de ellos, esto se observa principalmente en la vida del mundo, pero también entre cristianos, en la iglesia, donde se escoge a uno u otro para que ocupe cargos por el mero interés, aun cuando tenga faltas graves en su vida, el interés esta en el factor económico o en el poder o influencia que esa persona tenga. 

|| «Se acostumbra ser amigo del que tiene plata, del que es popular, del que invita, pero según el proverbio de hoy esto no es correcto.» 

Mira este versículo: «Al pobre, sus hermanos lo aborrecen, y hasta sus amigos se apartan de él. Busca palabras, pero no las encuentra.»  Pro 19:7 (RVC)

¿Viste?, esa es la «normalidad» que se vive en el día a día.

Pero deseo que veamos lo que Dios desea: Vivamos como si fuéramos uno solo. No seamos altivos, sino juntémonos con los humildes. No debemos creernos más sabios que los demás.»  Rom 12:16 (RVC)

Cuando vemos las enseñanzas de Jesús, vemos que un día dijo que cuando hicieran fiesta invitaran no a los que le pudieran devolver el favor, sino a los pobres para que fuera Dios el que le recompensara. Pero el sistema de este mundo es buscar el beneficio que puede dar la persona, por el mero interés, no por la persona en sí, otra vez vemos que la palabra de Dios se opone a lo que hace este mundo.

Esto en pocas palabras es hacer acepción de personas, escogiéndolas según nuestro interés dado el beneficio que podamos tener. 

Hay otro versículo que nos confronta con esto último:

«Supongan que dos hombres entran a su reunión: uno con anillo de oro y muy bien vestido, el otro muy pobre y con la ropa toda sucia. Y supongan que ustedes dan especial atención al que está bien vestido y le dicen: «Tome asiento, aquí hay un buen lugar» y le dicen al pobre: «Usted quédese parado allí» o «Siéntese en el suelo». Si actúan así, se hacen jueces de los demás, y jueces injustos. ¿Acaso hacer eso no es discriminar? «  Stg 2:2-4 (PDT)

Este cuadro tristemente se vive en congregaciones donde se exalta o saluda desde el púlpito al que tiene dinero, al que ocupa un cargo político, porque se tiene un interés en ese y no es precisamente la salvación de su alma, pero nunca se saluda desde el púlpito al albañil, al que trabaja en el supermercado, porque no trae mucho beneficio, ¡Dios aborrece esto!

La actitud correcta que el Señor desea formar en nosotros es la de no hacer acepción de personas, esto quiere decir que no debemos acercarnos a uno o a otro por interés material, por beneficios, debemos ser genuinos, no interesados, sencillos, en el trato con todos, esto agrada al Señor ya que ese fue el ejemplo que nos dejó, no miraba a nadie por su posición sino con amor veía a todos por igual. 

-JonCley Mtrs-

Tags: No tags

Add a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *